El aislamiento prolongado que han experimentado algunas personas mayores en los últimos meses, y que siguen sufriendo en esta nueva ola de Covid-19, ha agravado su deterioro físico y necesitan revertir el impacto del sedentarismo asociado al confinamiento, así como mejorar la capacidad funcional y aprender a planificar bien el ejercicio físico.

Pero para llevar un envejecimiento saludable hay que tener hábitos saludables, entre ellos la práctica de ejercicio físico, que debe adecuarse a la edad de la persona. En este sentido, hay que señalar que “científicamente hablando, el envejecimiento supone perder capacidad de fuerza y masa muscular y desarrollar enfermedades como la sarcopenia, que acaban generando la pérdida de autonomía y, por lo tanto, dificultad para llevar a cabo actividades de la vida diaria, como subir y bajar escaleras, ducharse o simplemente caminar de un sitio a otro”.

Para hacer frente a esta necesidad, Noelia Tapia recomienda estos cinco ejercicios que contribuyen a mantener la autonomía de las personas mayores:

  1. Realizar círculos con cada pierna en sentido de las agujas del reloj
    Es un ejercicio simple que se realiza sentado. Consiste en elevar ligeramente una de las piernas mientras la otra se mantiene apoyada y realizar círculos en el sentido de las agujas del reloj. Después repetir con la otra pierna.
  2. Apretar una toalla
    Para trabajar las articulaciones de las manos este ejercicio es perfecto y sencillo de realizar. La persona debe estar sentada y estrujar, con ambas manos, una toalla como si quisiera escurrirla. De derecha a izquierda y, después, al contrario.
  3. Inclinaciones laterales
    No hay que olvidar que el tronco superior es el pilar del equilibrio y fuerza principal, por ello es importante entrenarlo. La persona que realiza el ejercicio debe estar sentada, con la espalda recta e inclinarse lateralmente para rozar con sus manos la parte externa de sus piernas, sin forzar, hasta donde llegue.
  4. Abrir los brazos y abrazarse
    Para este ejercicio la persona debe estar sentada y abrir y cerrar los brazos como si quisiera abrazarse a sí misma. Noelia Tapia también remarca acompasar la respiración al ejercicio “soltando el aire en la parte del movimiento en la que se hace un esfuerzo mayor”.
  5. Estiramientos finales
    Para terminar la serie de ejercicios, se recomienda hacerlo con movilidad y estiramientos como, por ejemplo, estiramiento con los brazos hacia arriba y estiramiento de piernas inclinándose hacia delante.

De hecho, un factor determinante en este proceso es que estas rutinas signifiquen un momento de goce en sus días, retomar un viejo pasatiempo o tomar una clase para aprender algo nuevo siempre ayudará a que el ejercicio físico resulte una tarea enriquecedora tanto a nivel físico como emocional de la persona.

Deje un comentario

Empresa a la vanguardia en la prestación de servicios sociosanitarios a domicilio. Atendemos tanto a personas que presenten una dependencia temporal o permanente, como a personas independientes, adaptándonos a cualquier tipo de necesidades que puedan surgir.

A10web.es © 2022. All Rights Reserved.