El vértigo y los trastornos del equilibrio son consultas frecuentes para los otorrinolaringólogos. Según la Sociedad Española de Otorrinolaringología el 80% de la población ha sufrido algún episodio de vértigo en su vida. Afecta a hombres y mujeres por igual, puede darse a cualquier edad aunque la incidencia es más significativa en las personas mayores, comentan los especialistas del Hospital Universitari General de Catalunya.

El vértigo es la percepción de movimiento del entorno de la propia persona . Tal y como apunta el Dr. Eusebi Matiñó, jefe clínico del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitari General de Catalunya, especialista en el diagnóstico y tratamiento del vértigo, hay que diferenciarlo de la acrofobia o vértigo de altura, del mareo (sensación de vacío en la cabeza y malestar), del desequilibrio (dificultad en el mantenimiento de la posición o durante la marcha) o de la cinetosis (trastorno producido por aceleraciones y desaceleraciones continuadas).

El vértigo se produce como consecuencia de un fallo o enfermedad en el sistema vestibular del oído interno, que genera una alteración en el movimiento de los ojos que se llama nistagmo y evita la correcta fijación de la mirada en el entorno. Es el nistagmo el responsable que el paciente con vértigo perciba que él o su entorno se mueve. Esta alteración del reflejo vestíbulo-espinal facilitará la caída.

El mantenimiento del equilibrio es un sistema complejo de actos reflejos que tienen la finalidad de permitir mantener la posición erecta y evitar la caída. Está formado por tres sistemas:

  • el sistema vestibular del oído interno
  • el sistema visual
  • el sistema propioceptivo (sensibilidad de tendones y ligamentos de distintos grupos musculares)

Los tres sistemas establecen conexiones con el sistema nervioso central y con el cerebelo que integran y procesan toda la información recibida por los tres sistemas. Ello conlleva que el sistema nervioso conozca, en todo momento, la posición en el entorno y con ello se mantenga el equilibrio y se evite la caída durante las actividades de la vida diaria.

El sistema vestibular, situado en el oído interno está formado, por 3 canales semicirculares, el utrículo y el sáculo. Los canales semicirculares detectan las aceleraciones y desaceleraciones angulares (giros sobre si mismo y rotaciones de la cabeza). El utrículo y el sáculo, en los cuales existen unas membranas especializadas que se conocen como máculas, detectan las aceleraciones y desaceleraciones lineales (por ejemplo, la aceleración y el frenado viajando en un vehículo o en un ascensor). En las máculas hay unos micro cristales cálcicos llamados otolitos u otoconias.

El sistema vestibular genera, tras detectar los distintos movimientos cefálicos y corporales, la activación de distintos grupos musculares que permiten mantener la mirada fija en el entorno (reflejo vestíbulo ocular) y mantener la posición erecta, evitando la caída (reflejo vestíbulo espinal).

Vértigo, un síntoma que puede tener distintas causas

El Dr. Eusebi Matiñó señala que el vértigo no es por sí mismo ninguna enfermedad; se trata de un síntoma que puede tener distintas causas. Puede ser periférico, cuando la lesión está localizada en el oído interno; o central, por lesión en el cerebelo o en el sistema nervioso.

  • Vértigo posicional paroxístico benigno (vppb)

Es la causa más común de vértigo periférico. El paciente nota vértigo rotatorio, que todo da vueltas, cuando se tumba o se gira en la cama o al levantar la cabeza.
Está producido por otolitos que se han desprendido del utrículo hacia dentro de los canales semicirculares. El movimiento de los otolitos por su interior provoca el vértigo rotatorio y, habitualmente, el movimiento de cabeza que desencadena el vértigo suele ser siempre el mismo, ya que es el que está orientado en el mismo plano que el canal semicircular afecto.
El tratamiento consiste en producir movimientos cefálicos que, ayudándose de la gravedad, permitan sacar los otolitos del canal semicircular y devolverlos al utrículo. El tipo de movimiento que se deberá realizar será distinto según cuál sea el canal semicircular afecto. Estas maniobras de reposición son efectivas y curativas en más del 90% de los casos.

  • Neuritis vestibular

Consiste en una inflamación del nervio vestibular que sale del oído interno hasta el sistema nervioso central, que conlleva el cese de la función del nervio dañado. El paciente sufre una crisis de vértigo rotatorio que se alarga durante varias horas o varios días, y que se sigue de desequilibrio que puede durar varias semanas.

  • Enfermedad de Menière

Es una enfermedad del oído interno en la que se producen, a lo largo de los años, crisis recurrentes de vértigo rotatorio que se acompañan, durante las crisis, de pérdida de la audición y acúfenos (ruidos), que se recuperan total o parcialmente después de la crisis. La repetición de las crisis comporta una progresiva pérdida auditiva que, con el tiempo, puede llegar a ser completa.
Los tratamientos intratimpánicos han permitido mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes con enfermedad de Menière y crisis de vértigo invalidante.
Otras causas de vértigo periférico por trastorno del oído interno son la laberintitis (infección de oído interno) y el neurinoma del acústico (tumor benigno del nervio vestibular).

  • Vértigo central

Dentro de los trastornos del sistema nervioso central, los que más comúnmente generan vértigo son el vértigo asociado a la migraña o migraña vestibular y la patología de origen vascular.

Diagnóstico mediante interrogatorio preciso y exploración clínica vestibular

Como inica el jefe clínico del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitari General de Catalunya, para establecer el diagnóstico de la causa del vértigo es fundamental un interrogatorio preciso entre el médico y el paciente, seguida de una exploración clínica vestibular.

Otras pruebas complementarias para el diagnóstico son la videonistagmografía y el estudio mediante el impulso cefálico (video head impulse test o vHIT). Ambas pruebas se basan en el estudio del reflejo vestíbulo-ocular y de los movimientos de los ojos.

En la videonistagmografía se estudia la presencia de nistagmo espontaneo y provocado por cambios posturales o por cambios de temperatura en el oído a través de aire caliente y aire frío.

En el impulso cefálico o vHIT (video head impuse test) se estudia cómo se mueve el ojo ante un movimiento súbito de la cabeza producido por el médico.

Fuente: Hospital Quirón

Empresa a la vanguardia en la prestación de servicios sociosanitarios a domicilio. Atendemos tanto a personas que presenten una dependencia temporal o permanente, como a personas independientes, adaptándonos a cualquier tipo de necesidades que puedan surgir.

A10web.es © 2022. All Rights Reserved.